Recomendaciones

#Trucos 15 octubre 2012

Habitualmente acostumbramos a terminar las comidas con algún plato dulce aunque su consumo no sólo se limita a estos momentos.En general la repostería requiere tener bastante experiencia culinaria, sobre todo a la hora de dar el punto a las masas, ciertas mezclas, yemas y claras. Esta dificultad queda eliminada con la utilización del Thermomix® . Gracias a sus accesorios es posible batir claras a punto de nieve, montar nata o preparar distintas masas: hojaldre, masa quebrada, etc., que servirán de base para algunas tartas o postres fríos o calientes.Para obtener los mejores resultados es imprescindibles la elección de ingredientes de primera calidad, adecuados a cada receta. Así en repostería es aconsejable el uso de harina refinada; en cuanto al chocolate no se utilizará el mismo tipo para elaborar un relleno , una mousse o una cobertura. Si queremos montar nata, será necesario elegir una que tenga al menos un 25% de materia grasa, de modo que podamos conseguir la textura adecuada a cada uso, ya sea para hacer con ella un relleno o como elemento decorativo sirviéndonos de la manga pastelera.El control del tiempo es fundamental en repostería, ya que de este factor depende en gran medida el resultado del postre. Con Thermomix® disponemos de una pequeña alarma que nis avisa cuando el trabajo está terminado.Además de ahorrar tiempo disponemos de más espacio es nuestra cocina, ya que podremos prescindir de utensilios como varillas, espátula o batidora.  Su fácil limpieza es también un valor añadido.Thermomix® es un electrodoméstico de avanzada tecnología y diseño vanguardista. Cuenta únicamente con tres mandos que permiten, en un solo gesto, controlar la temperatura, el tiempo y la velocidad. Sólo es necesario seguir cuidadosamente las sencillas instrucciones de cada receta para conseguir óptimos resultados que sorprenderán a los más exigentes.Recomendaciones